ALEGRÍA, PASIÓN, RISAS, RECUERDOS, BUEN AMBIENTE… ASÍ ES BOHO BAR

Paseaba un día como tantos otros por el barrio de Chueca cuando me llamó poderosamente la atención la decoración del local que acogía un antiguo restaurante, Divina la Cocina, establecimiento que por otra parte nunca había sido voto de mi devoción.

Había pasado a llamarse Boho Bar. A través de su cristalera, observé hipnotizada desde la acera, mientras sonoba en mi iphone la canción de La vie en Rose, un comedor tremendamente evocador. No sé si fue porque aquel día mi lado bohemio se me había subido a la cabeza y me creía Edith Piaf paseando por Les Marais, pero aquel establecimiento repleto de coloridas telas en agua marina, alfombras y espejos restaurados, vegetación y lámparas árabes, me pareció especial, viniéndome, así como a la memoria, algunos de los chiringuitos hippie-pijos de Formentera.

Boho Bar, un espacio muy evocador

Boho Bar, un espacio muy evocador

En su entrada, disponían de una chimenea, una pieza única y exclusiva de puro diseño, integrada en una mesa circular.

En el corazón del espacio nos encontramos con una chimenea integrada en una mesa circular para 8 comensales, donde poder comer alrededor del fuego

En el corazón del espacio hay una chimenea integrada en una mesa circular para 8 comensales, donde poder comer alrededor del fuego

Y una línea de árboles conformaba un pequeño bosque interior en el que había columpios, recreando una atmófera divertida e informal.

El espacio culmina con una zona de columpios

El espacio culmina con una zona de columpios

En definitiva, el restaurante respiraba naturalidad y felicidad, y parecía estar repleto de magia y corazón. Así que cuando mi amiga, de profesión periodista y de devoción bloguera, Noemí (os recomiendo encarecidamente su blog Me Gusta Mi Barrio) me propuso visitarlo, no dudé en acompañarla haciendo algo de caso a mi intuición de gastroprincipiante, que bien parece que en algunas ocasiones acierta.

Boho Bar es un lugar ideal para visitar con una amiga sin mirar el reloj

Boho Bar es un lugar ideal para visitar con una amiga sin mirar el reloj

Los artífices de aquel oasis urbano: dos empresarios muy viajados y de peso. Por un lado, Javier Villa, responsable de locales de prestigio como NODO, Pan de Lujo o La Terraza Le Cabrera en la Casa América y Patrick Mocquard, propietario de Le Garage, Nonsolocaffé o Casa Mia.

Ambos soñaron con un nuevo lugar relajado y aspiracional de encuentro con una atmósfera bohemia, chic y divertida, y con fusión de estilos, culturas y épocas. Y se pusieron a ello.

Boho bar, entre lo bohemio y lo chic

Boho bar, entre lo bohemio y lo chic

En manos del estudio de arquitectura de Héctor Ruíz junto a la diseñadora de interiores Almudena de Toledo, recrearon todo lo vivido en sus viajes a Tailandia, Marrakech, o Nueva York, en un espacio ecléctico pero a la vez, acogedor.

La decoración de Boho Bar es eclética pero a la vez, todo está pensado

La decoración de Boho Bar es eclética pero a la vez, todo está pensado

Y para la cocina, confiaron en Juanjo Correa Andrés, gran promesa que ha trabajado con reconocidos chefs de la talla de Sergi Arola. Su carta, inspirada en la cocina mediterránea pero con toques multiculturales, fusiona en ella lo mejor de cada viaje y hace de hilo conductor de la experiencia. Se perciben aromas, especias, texturas…y sobretodo, gran calidad en la materia prima, que se respeta en todo momento, incluyendo el pan (brioche, káiser o gallego) que proviene de un obrador cercano, La Hogaza.

Su propuesta comienza con una oferta amplia de entrantes, desde el salmorejo, las croquetas, los huevos rotos con jamón ibérico y trufa  o los lomitos de sardinas…

Lomitos de Sardinas ahumadas con salmorejo y sakuray mix de Soho Bar

Lomitos de Sardinas ahumadas con salmorejo y sakuray mix de Soho Bar

…a otros más exóticos como los pinchos morunos Ras Al Hanut con pollo, mojo verde, harissa, yogurt y menta.

Delicada presentación de los pinchos morunos Ras al Hanut de Soho Bar

Delicada presentación de los pinchos morunos Ras al Hanut de Soho Bar

Mención aparte, su Primavera Thai, unos rollitos hechos con pan chino que elaboran cada día y rellenos de un wok de verduras con nabo, calabacín, pollo, soja aceite de sésamo y salsa chili thai. Una delicia.

Los rollitos Primavera Thai, uno de los entrates más conseguidos en Soho Bar

Los rollitos Primavera Thai, uno de los entrates más conseguidos en Soho Bar

Además, ensaladas, como la Rojo Pasión con tomate, fresas, rúcula y aguacate, pasta y pizzas cuya masa se elabora cada mañana.

La ensalada Rojo Pasión de Soho Bar mezcla sobres dulces y salados

La ensalada Rojo Pasión de Soho Bar mezcla sobres dulces y salados

Como veis, no estoy hablando de alta gastronomía ni de cocina de autor, sino de platos con cuidada elaboración, buen producto y mimo en la presentación. Del mar, proponen un bacalao en costra de miso para chuparse los dedos, un salmón teriyaki en costra de sésamo, que disfrutamos con cada bocado, pero también, ceviche de corvina con leche de tigre y kamcha, chipirones con risotto de quinoa o el pulpo a la parilla. Destaca asimismo el tartar de atún rojo, con wakame, aguacate y tartar de tomate, que se sirve sobre un bajoplato de hielo.

Los chipirones con risotto de quinoa de Soho Bar

Los chipirones con risotto de quinoa de Soho Bar

Respecto a las carnes, se puede encontrar la mejor calidad de La Finca, no podía faltar la carne de la felicidad, o la ternera de la raza Aberdeen Angus. El secreto de cerdo,100% ibérico o el pollo de corral o el rabo de toro que acompaña los canelones dan muestra de ello.

Soho Bar. Canelones de rabo de toro

Soho Bar. Canelones de rabo de toro

Los postres son caseros, el original brownie con helado de vainilla, servido en una maceta:

Original brownie de Soho Bar, que hace gala de su nombre

Original brownie de Soho Bar, que hace gala de su nombre

O la carrot cake, dispuesta en pequeñas bolitas, son realmente recomendables.

Deliciosa y ligera la Carrot Cake de Soho Bar

Deliciosa y ligera la Carrot Cake de Soho Bar

Me llamó la atención la longitud de la carta, sus creativas presentaciones sin que haya vanguardia, los sabores, muy intensos y el colorido en todos los platos.

Pero Boho Bar, además de restaurante, es un lugar distendido pues se adapta al ritmo frenético del barrio que le acoge y a cualquier hora del día se puede disfrutar de un aperitivo con una buena cerveza, así como de una selección de platos de la carta tanto dulces como salados. O incluso de un cóctel o copa, dado que por la noche, el baño de luz que entra por las cristaleras lo convierte en un ambiente íntimo y agradable, donde la música va cobrando mayor protagonismo hasta las 2am.

Boho Bar tiene horario non stop y se adapta a cada momento del día, hasta las 2am

Boho Bar tiene horario non stop y se adapta a cada momento del día, hasta las 2am

Me sorprendió sin lugar a dudas, la delicadeza, el gusto por el detalle del restaurante y en sus platos, con precios muy modestos, en su mayoría en torno a 10 euros. Un pequeño oasis en pleno centro que evoca alegría, risas, cariño, buen ambiente, recuerdos, ilusión, experiencias…..así es Boho Bar.

 

Precio medio: 25 euros

Dónde: C/ Colmenares 13 Esquina San Marcos 38

Tel.: 91 532 41 54

Web: http://www.bohobarmadrid.com/

2 comentarios

  1. ¡Requetefan de que soy periodista de profesión y bloguera de devoción!! Jajajajajaja
    Gracias por la mención, querida, fue un placer compartir y departir contigo en Boho. ¡Y me alegro de que nos gustara!!!
    Un besote

  2. Lo dicho en facebook. Yo he estado y puedo decir que las raciones son minúsculas y los columpios están altos así que si mides menos de 1,80 m el corte del columpio junto con el tipo de material, te corta la circulación de la sangre y se te duermen las piernas. En resumen, buena idea pero mal aplicada…..
    Fui con idea de hacerles tambien un reportaje para mi blog y no lo hice….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

96 Compartir
Compartir
Twittear
+1
Pin