LAGASTRONOMA.COM

El blog de la revista Tapas para nómadas gastronómicos y yonkis de los restaurantes

¿YA HAS PROBADO ESTOS 11 RESTAURANTES DE MADRID?

Muchas aperturas o cambios de carta llegan a nuestro querido Madrid. Una época invernal repleta de proyectos, ilusiones y descubrimientos que hacen de nuestra capital una de las ciudades con mejor oferta gastronómica. Tanto es así, que mis listados de sitios donde dejarme caer y disfrutar de sus propuestas, no paran de crecer. De forma que os traigo un listado de once restaurantes nuevos o con nuevas propuestas, y un atrevido delivery que me ha sorprendido últimamente. ¿Quién se atreve?

HER

Calle de Hermosilla, 4. Madrid (Precios medio: 30 – 35 euros)

Muchos me preguntáis por donde comer, cenar, con amigos, pareja, familia, bueno, bonito y barato, accesible, de carta fácil y rica, bonito y original. ¡Pues VOILÀ! Aquí tenéis un sitio que vale para cualquier tipo de plan y con el que estoy segura de que voy a acertar. Su carta mediterránea con propuestas todas para compartir, divertidas y actuales, su espacio nórdico y decoración moderna, su luminosidad y servicio, hacen de HER, el lugar perfecto. En su cocina se puede apreciar la presencia italiana que aporta su chef ejecutivo Mauro Ciccarelli fusionada con la esencia de la cocina mexicana de Alberto Ituarte, chef propietario, honesta y artesana. Cualquiera de sus especialidades de su horno de leña, como sus pizzas, son acierto seguro. Pero mis top 3 son las milhojas de berenjena bufala, migas crujientes, el short rib de ternera para taquear, chile que pica un poco, ajonjolí y su crumble de manzana con pimienta rosa.

DOBLE Y GILDA

Calle de Sta Engracia, 105. Madrid (Precios medio: 25 – 30 euros)

Me habían hablado fenomenal de este sitio diferentes personas con buen paladar gastro. Y no defraudó. Estaba deseando ir a conocer la propuesta de Fátima y Emilio, dos emprendedores muy curtidos en el negocio de la hostelería y también muy viajados, que han abierto un negocio especializado en gildas en el barrio de Chamberí. Las expectativas eran altas. Soy muy amante de las gildas y si bien las del País Vasco son las más emblemáticas, os aseguro que en este local podéis encontrar ya las mejores de la capital. Sin tener acidez, explosión de sabor, de buen tamaño y precio muy asequible (de 1,5 a 3 euros), también se pueden comprar para llevar. Las tienen de anchoa, huevo de codorniz, alcachofa o pulpo, hasta siete variedades. Mi favorita es la clásica, con una excelente piparra y punto picante perfecto. Pero esto no es todo, porque aquí hay una carta con producto de mucho pedigree. Desde su torta pascualete hasta sus embutidos de butifarra blanca, longaniza, fuet, chorizo de vela y secallona. Pasando por la pularda desmigada en aceite de oliva o el carpaccio de ventresca de atún rojo ahumada. Aquí todo merece la pena, la tosta de sardina una delicia y su montadito de pastrami (me quedo con ganas del de sobrasada con aguacate), incluida la tarta de queso de postre, que es casera y de las potentes. Uno de los locales con mejor materia prima del barrio y con alma. Tiene además terraza y propuesta líquida de cervezas y vermú a la altura. Lo mejor, el cariño de sus dueños que imprimen en el buen servicio. ¡¡¡A ver quién da más!!!

ISA

Calle de Sevilla, 3. Madrid (Precios medio: 50 – 55 euros)

Madrid está que arde. Me encanta que haya sitios especiales como ISA, que no son para ir todos los días, pero en los que te sientes como si estuvieses en cualquier capital cosmopolita. Se trate del cóctel bar del Hotel Four Seasons, ubicado en su primera planta, y que ha sido distinguido por la Guía Michelin, ha renovado su carta de forma muy acertada. Este restaurante lleva al centro de Madrid la cocina creativa del renombrado chef Nacho Vara, y la de coctelería de autor desarrollada en su propio laboratorio y liderada Miguel Pérez, Head Bartender, que se complementa con ambientazo y música de DJ. Los cócteles son algo innovador en Madrid, disruptivos e inspirados en el manga con una carta dividida en 4 episodios: desde lo más experimental, pasando por el minimalismo, la naturaleza, la sofisticación o la naturalidad. Si algo merece la pena en ISA, esos son sus cócteles, que al ser de 60cc permite probar diferentes creaciones. La carta está inspirada en la cocina japonesa con toques del sudeste asiático, donde no faltan clásicos como el sushi o el bacalao negro, así como nuevos platos tradicionales japoneses reinventados, como el yakitori de pollo, el chawanmushide Boletus, un delicado flan salado, el sándwich de cordero desmenuzado, nuevos temakis o el khao soi de berenjenas en tempura, una interpretación vegetariana de una sopa del norte de Tailandia.

LA CABRA

Calle de Francisco de Rojas, 2. Madrid (Precios medio: 50 – 55 euros)

Hace tres temporadas los hermanos salmantinos Gutierrez tomaron el control del restaurante La Cabra, regentado por Javier Aranda y que en su día tuvo estrella Michelin. Pusieron orden y con mucho trabajo y sentido común lo han logrado situar en el panorama gastronómico. Su maître, Javier, es de esos como los de antes, y se une al talento de un joven chef, Jef Pintos, de la casa de Diego Guerrero. Ambos nos traen un tributo a recetas tradicionales como antaño, de las de fondos y tiempos largos. Este es de esos sitios en los que uno no se cansa de repetir y que sin estridencias sales pensando “qué fácil y a la vez difícil es dar de comer bien”. Cuando el producto está en el centro, lo importante es que sea el mejor como es el caso. Vale para negocios, familias o celebraciones. Aquí, las almejas son almejas y el pescado, pescado. La croqueta viene con jamón Joselito, la coliflor se gratina con bechamel de leche de coco y las almejas nadan en un pil pil de rebañar. Si queréis comer un buen arroz, de grano finito como en Alicante, con la mejor materia prima, éste es el sitio. Y toma nota de tres especialidades: el champiñón con salsa perigoridni, los torreznos y el jarrete de ternera blanca, una carne única. Buena bodega, barra informal (ojo al mollete y brioche) e interesante coctelería.

CORRAL DE LA MORERÍA

Calle de la Moreria, 17. Madrid (Precios espectáculo: 50 euros / Precios menús: 50 – 85 euros)

Qué suerte tenemos en España de disfrutar de propuestas como El Corral de La Morería que acoge además del mejor tablao del mundo de la mano de Juan Manuel y Armando del Rey, una propuesta gastronómica de gran nivel y alma propia. En su espacio gastronómico con una estrella Michelin, el consagrado chef bilbaíno David García ofrece en la que ya es su casa tras 7 años, el menú Gargantúa, el nombre hace homenaje al personaje fantástico que protagoniza las tradicionales fiestas de Bilbao, de 9 platos (85 euros pax) basado en sus recuerdos. Si hay dos platos que destacan en el menú, estos son la quisquilla de Motril sobre agua de tomate y piparra, que pasa a ser un plato sublime con las notas de queso idiazábal y caviar de bogavante. Igualmente, otro plato que me tiene fascinada y que se me queda en la memoria son los tallarines de calamar, versión del chipirón como símbolo gastronómico, con sisho verde, las patitas del calamar fritas, el caldo de chipirón con un toque picante y el twist de lima. Le sigue la lubina salvaje, el meloso de ternera o el carré de cordero que mantienen el nivel para acabar en todo lo alto tras un sorbete de albaricoque cuando llega el intxaursalsa: un postre difícilmente de describir, que suele ser una salsa de nueces vasca típica de Navidad pero que en este caso desaparece nada más se mete en la boca pues va congelado a menos 32 grados. Para acompañar al menú, se ofrece la posibilidad de hacer un maridaje de 9 vinos de Jerez entre las más de 1700 referencias que dispone. Un espacio con una energía propia a visitar al menos una vez en la vida.

KRICKY PELTON

Calle de Modesto Lafuente, 61. Madrid (Precios medio: 18 – 20 euros)

Kricky Pelton ha llegado al barrio de Chamberí de la mano de Jota, el cantante de Mirrors Frequency, que mamó desde pequeño las verdaderas hamburguesas americanas en su Texas natal. Fue allí donde nació la receta, fruto de introducir un filete ruso en un panecillo. Ahora, esa clásica hamburguesa smash o aplastada, consistente en un filete de 50gr, cheddar, pepinillo, kétchup y mostaza, que te comes en 2 bocados y repetirías varias veces, la tenemos en Madrid. La segunda variante que ofrecen es su Uncle Jota’s, elaborada con 85 gramos de carne, acompañada con bacon y cebolla caramelizada (receta secreta), cheddar fundido con cebada, ensalada Roma, pepinillos y pan bañado en la salsa especial de la casa. Pero yo me quedo con la smash. El local toma el nombre de la madre de Jota y representa el mestizaje que ha vivido él con la mitad de la familia española y la otra mitad estadounidense. Además de las dos variantes de hamburguesa, la carta es simple, pero para qué más. Entrantes como aros de cebolla Dallas que rebozan en panko y son especialmente crujientes, alitas pintadas y flambeadas en una salsa BBQ casera y fingers de pollo. No dejéis de pedir las Grandma’s pancakes de sirope de arce que viene con helado de nata, ni sus vinos todos naturales, con poca intervención y pensados para acompañar especialmente la carta y sus patatas fritas Crunchy Classic al más puro estilo yankee.



DOS CIELOS MADRID BY HERMANOS TORRES  

Cuesta de Sto. Domingo, 5. Madrid (Precios Menús sin maridaje: 95 y 115 euros)

En pleno centro Madrid, unas antiguas caballerizas del siglo XIX ubicadas en el emblemático Palacio de los Duques de Gran Meliá acogen el restaurante Dos Cielos. En este marco incomparable, los comensales encontrarán los platos que han dado fama a la cocina de los hermanos Torres junto con nuevas creaciones que nos dejarán degustar su lado más castizo. Su carta pone en valor el producto de calidad y de temporada entendiendo que la cocina de siempre es una cocina de tiempo. Por ello, hablar de cocina en este restaurante, es hablar de la abuela Catalina, eterna fuente de inspiración de los hermanos.  La carta está hecha con los platos estrella de la temporada, una cocina de valores y sabores que aúnan tradición y vanguardia. Encontrará dos menús degustación que evolucionan en base a los productos de temporada y… ¡una de las terrazas más agradables de la capital!

FINCA BANDIDA

 Av. de Luis García Cereceda, 5. Pozuelo, Madrid (Precios medio: 40 – 50 euros)

El restaurante Finca Bandida abre sus puertas en el centro comercial La Finca Grand Café, situado en Pozuelo de Alarcón, la nueva apuesta de Grupo Cala Bandida , que celebra diez años en el sector y cumple un sueño más al llevar a Madrid su esencia mediterránea que ya ha conquistado las costas alicantinas.  En él, se puede disfrutar de una experiencia auténtica gracias al confort, el diseño del espacio y a una oferta gastronómica muy cuidada. El entorno llama la atención por su espectacular terraza, un rincón muy importante en el que disfrutar de los días soleados de la capital. Pero aquí no acaba este oasis de naturaleza y materiales nobles, ya que el lago y exterior se presenta como un escenario perfecto para disfrutar en buena compañía. En su carta destaca el sabor mediterráneo gracias a su especialidad de arroces valencianos, como el arroz de cigalas con su vinagreta de limón y alcachofas, arroz del señoret, o fideuá de muslo de pato, boletus y foie-gras. Mención especial a sus pescados a la brasa como el rodaballo, la lubina o la dorada. Para los enamorados del mar encontrarán uno de sus bocados más auténticos en el bogavante con huevos fritos y patatas, que también podrán comer a la brasa. Y, por supuesto, las cocas tradicionales en horno de leña. Su servicio non stop, ofrece desde desayunos hasta cenas de manera ininterrumpida durante todo el día, uniendo el tardeo y también la noche a ritmo de DJ.

BASCOAT

 Plaza de La Habana, 33. Madrid (Precios medio: 100 – 150 euros)

Una de las aperturas más esperada del año es Bascoat, el nuevo restaurante de Nagore Irazuegi y Rodrigo García, dos vascos que dibujaron el restaurante de sus sueños con Arima, una taberna vasca en la calle Ponzano que no ha parado de recibir alabanzas desde que abrieron.  Su nuevo restaurante cuenta con un espacio amplio y luminoso en el madrileño Paseo de la Habana, con un ambiente confortable, informal, con aire de caserío vasco, pero en clave contemporánea. La cocina de Rodrigo García se caracteriza por el tino y el desenfado. Su habilidad para dar el punto justo a recetas sencillas pero sabrosas, que siempre esconden una pizca de sofisticación, ya sea en la técnica oculta o en los ingredientes. En Bascoat no hay menú, la carta se estructura en pequeños bocados y medias raciones, además de piezas de pescado y carne. Los aperitivos anticipan la sutil fusión que gobierna la cocina, como la gilda 2.0 con mahonesa de piparras, antxoa Matxitxako, crema de aceituna y perlas de aceite, el buñuelo de morcilla de Beasain con el que viajamos hasta México a través de un mole al chocolate de Mendaro, con alubias de Tolosa y pimientos de espelette, o el tartar de corvinaquese aliña con vinagre de arroz y una picada de hinojo y raifort.  Pero el primer espectáculo es el servicio de las anchoas Agur que llegan a la mesa en un elegante recipiente de cerámica y que las sirven y aderezan de manera brillante. La ensalada de tomate y remolacha con vinagre de frutos rojos y praliné de nueces tostadas da paso a los principales, platos más contundencia y donde el chef deja constancia de su pericia con los fogones y la brasa. Resultan excepcionales los txipirones a la parrilla con emulsión de su propia tinta y salsa de manitas de cerdo o el lenguado a la parrilla que, en lugar del consabido refrito de ajo, el lenguado, se adereza con un jugo ligado con piel de pollo asado al limón, magnifico. Y las carnes como era de esperar, no se quedan atrás, sabroso el cuello de cordero con praliné de ajo y queso feta envejecido en barrica de la quesería Formaje o el ciervo con crema de apionabo asado y café. Sin olvidar a la tradicional pero no menos importante txuleta de vaca vieja que marida a la perfección con unos pimientos asados de acompañamiento. Y como broche final, cualquiera de sus postres entre los que destaco tocino de cielo cítrico.

HARAMBOURE

Calle de Maldonado, 4. Madrid (Precios medio: 50 – 60 euros)

Otra de las aperturas más esperadas de este otoño es Haramboure, un bistró de cocina vascofrancesa de la mano de Patxi Zumárraga y Patricia Haramboure. Dos grandes de la restauración madrileña, un vasco y una argentina, que dejaban a finales de 2022 el restaurante Fismuler, para dar un giro a su carrera. En plena calle Maldonado, este local con mesas de madera de segunda mano sin manteles, velas en todas y cada una de ellas, una barra baja donde también se puede reservar y una cocina en el centro donde ocurre la magia, crea una atmosfera acogedora y cálida que te hará estar como en casa. Continuar descubriendo su carta es una delicia, y más sabiendo que cada uno de sus platos se elabora con materia prima excepcional. Con más de 40 elaboraciones saladas, elegir se convierte en una tarea complicada. La carta arranca con un apartado de bocados individuales, Solo para ti, como pencas rellenas de ventresca de atún, morro de ternera frito y aliñado o una nécora a la brasa, ajo y mantequilla. El resto de la carta está basada en platos para compartir, vía tres apartados que inciden en su procedencia. De los puertos de bajura del Cantábrico oriental, puede llegar desde un guiso de itsaskabra (cabracho) en tres vuelcos a un ajoarriero de bacalao con miso de hinojos silvestres. Mientras, las huertas de Vizcaya pueden dar a luz una suculenta borraja con navajas y grasa de chuleta o un céleri (apionabo) glaseado como un magret de pato. Y, de pequeños productores de carne criada con cariño, surgen desde una ventresca de cordero de leche a la brasa con salsa de caracoles a bistec de ternera a la Rossini. En medio, uso de diferentes leñas según para el producto que pase por su parrilla, un acierto. De postre, helado de manzanas asadas con hojaldre caramelizado o una tarta del día que irá cambiando. Y en bodega, casi un centenar de referencias.

HAMBURGUESA SANJACOBA BY ARMANDO

El icónico escalope de Armando se transforma en un grueso y jugoso San Jacobo relleno de queso fundente y con una capa crujiente. Presentado en formato hamburguesa. La más atrevida y gamberra del delivery.  Os presento a La Sanjacoba, con un jugoso escalope de cerdo con forma de San Jacobo, triple capa y relleno con mucha y chorreante salsa cheddar, lechuga bien fresquita, bacon crispy, salsa MAC y un buen pan brioche. ¿El secreto? Su grosor, similar al de la carne de una hamburguesa, y el empanado sutil y crujiente, marca Armando. Y es que el escalope enorme de Armando ha sido motivo de peregrinaje de muchos de los clientes de Familia La Ancha que, en busca de un escalope fino, crujiente y jugoso, se hicieron fieles admiradores del delivery más gourmet de Madrid. Y como el resto de sus propuestas comparten una misma filosofía: que los platos lleguen como lo harían a la mesa del restaurante, en el caso de La Sanjacoba, crujiente, calentita y recién hecha. Por un precio de 12,50 euros, ya está a la venta en Madrid y Barcelona, con entrega a domicilio y take away a través de escalopearmando.com y Glovo.

También te puede interesar

¿CREES QUE CONOCES MADRID? VISITA ESTOS 3 RESTAURATES

¿HAS OÍDO HABLAR DE ESTOS 7 NUEVOS RESTAURANTES?

2024: LOS NUEVOS RESTAURANTES DE MADRID DONDE RESERVAR, ¡YA!

SPECIALITY COFFEES: MAPA DE LOS 25 MEJORES CAFÉS DE MADRID