El blog de los foodies y demás nómadas gastronómicos de Madrid

OJALÁ, EN MADRID SÍ HAY PLAYA

Querido gastrónom@, estamos de enhorabuena, y es que el verano no se acaba. Ha sido una espera larga, pero por fin abre de nuevo sus puertas el restaurante OJALÁ, uno de nuestros iconos madrileños favoritos. Y es que nosotros también tenemos playa, y encima, a estrenar. Porque en este local a tiro de piedra de la Plaza del 2 de Mayo, en la confluencia de la calle San Andrés con Espíritu Santo, desde su apertura hace 10 años siempre ha sido verano. Creó tendencia y por primera vez hipsters, pijos, gafapastas y guiris mochileros compartieron un mismo techo, o mejor dicho, la misma arena.  Hoy, con una nueva imagen en manos del reconocido Andrés Jaque, y una nueva carta, creada por el chef Javier Brichetto, se reinventa de nuevo.

04

OJALÁ está pensado como un paisaje. Como el porche de una casa construida en la misma arena de una playa”. Así es precisamente como lo define Andrés Jaque, uno de nuestros artistas españoles más reconocidos, que ha expuesto en museos como el MoMA, y en definitiva, un auténtico crack de la arquitectura del que nos sentimos muy orgullosos.

En éste, su último proyecto, Andrés ha decidido crear un espacio hogareño y a la vez psicodélico, exótico a la par que familiar. Todo un reto para este artista tan premiado: conseguir el ambiente de un auténtico chiringuito surfero más propio de Tarifa que de Madrid «con sorpresas, como un jardín suspendido, un invernadero de varillas de paraguas, una casita-mini-bar o un baño homenaje al Smile de los Beach Boys”, añade.

El lavado de cara de OJALÁ, con el saber hacer del grupo La Musa detrás, ha sido destacable. Camareros de pajarita retro, con camisa blanca estilo Oxford en vaqueros y deportivas te dan la bienvenida. En lo que fue el bar, hay ahora una gran mesa de madera colectiva al estilo de las del norte de Europa. Los tonos aguamarina en paredes y techos, combinados con neones y detalles en naranja fluorescente, imponen un ambiente fresco y dan luz a este «chiringuito playero».

Junto a esta zona, en la otra entrada, se haya ahora el «invernadero» que hace las veces de terraza interior, con un jardín suspendido del techo en unas macetas-lámpara que envuelven las mesas de terrazo y las sillas de hierro que compraron en el Rastro.

00

Y por fin, bajando, llegamos a lo que más nos gusta, la playa. Casi una tonelada de arena blanca de Almería nada menos. Sofás bajos que invitan a tumbarse. Lámparas coloristas y un bar de madera que recuerda a las tradicionales casetas de playa.

0

Pero también, un tributo musical, pues el baño se ha concebido como un homenaje al disco Smile de los Beach Boys donde el techo es un enorme collage de fotos.

12

Y respecto a la carta, también innovación. Desayunos todo el díahasta las 20h! Y un menú que gira en torno al pan. Porque el establecimiento propone una auténtica carta de tostadas, horneadas en pan de masa madre y fermentación lenta, a elegir entre las hechas con pan inglés de soja, de chocolate con naranja,…y que se complementan con dulce de leche, fuet o simplemente mermelada.

18

Además, brunchs de estilo neoyorkinos desde 7 euros hasta 11 euros, huevos en todas sus modalidades desde 4 euros(Benedictinos, Florentinos, Parisinos, Rancheros…)  pero también tartas o pastelería artesanal, donde destacan el bizcocho de plátano y la Apple pie, y todos desde 2 euros.

13

Y si de lo que se trata es de comer, porque el local no cierra, la nueva carta de OJALÁ es, ante todo, vividora e internacional. «Buscábamos una cocina informal, creativa y que se pudiera comer con las manos». Explica Javier Brichetto, asesor gastronómico y sinónimo de “grande” de la gastronomía. Bocadillos con salsa vietnamita, tacos de presa pibil de lo más mexicanos, hamburguesas de carne de buey,  o simplemente, los bikinis de jamón de toda la vida pero a los que añaden mozzarella y tartufo.

17

Además, wraps del césar o roast beef, o platos para picotear a cualquier hora como el gazpacho de sandía o el humuos con dip de boniatos. Y todos platos a precios populares, algunos incluso desde los 2 euros.

15

Antes de acabar, no puedo dejar de comentaros los postres. El toque dulce lo aportan la torrija de brioche, que la completan con una sopa de arroz con leche o una nueva versión de la piña colada, que en este caso es piña caramelizada con helado de piña y espuma de coco. Y no faltan tampoco cócteles con «denominación de origen», sangrías, recomendable la que bebidas sin alcohol como la de manzana verde con jengibre o milkshakes.

¿Se puede pedir algo más a un chiringuito de playa?

 

Precio medio: 20 euros

Dónde: C./ San Andrés, 1

Tel.: 91 523 27 47

Web: http://www.grupolamusa.com/restaurante-ojala

48 Compartir

También te puede interesar

DESCUBRIMIENTOS GASTRONÓMICOS DE 2019

25 SITIOS DE MADRID DONDE TRIUNFAR CON TU CITA DE TINDER

LA MILLA MARBELLA, UN CHIRINGUITO CON BONUS TRACK

LA CAMINERA, EL PLACER DEL DOLCE FAR NIENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

48 Compartir
Compartir
Twittear