El blog de los foodies y demás nómadas gastronómicos de Madrid

UN COLUMPIO EN CHAMBERÍ

Me parece impresionante, ¡enhorabuena! – le dije a Esteban entre sorpresa y admiración. – De verdad, ¿te gusta? – respondió. Es complicado expresar con palabras lo que sus ojos transmitían. Era emoción, alegría y satisfacción de su proyecto, al fin, cumplido. Había abierto el pasado miércoles su nuevo Columpio en el barrio de Chamberí cuando me acerqué para pasar a visitarle aprovechando que estaba de vacaciones.

Impresionante fachada que esconde en su interior el restaurante El Columpio
Impresionante fachada que esconde en su interior el restaurante El Columpio

Lo que para algunos supone disfrutar de un viaje, irse de compras o practicar deporte, para mí, se resume simple y llanamente, en poder tener tiempo de recorrer sitios nuevos. Pararme a charlar tranquilamente con sus dueños y poder dedicar una tarde a conocer y aprender de personas como precisamente Esteban. Eso, sí que es estar vacaciones.

Desde la puerta de la entrada de El Columpio
En la barra de la entrada de El Columpio, Esteban atiende amablemente al teléfono

Con la humildad de haber sido cocinero en sus orígenes en Ramasa, Santander, me relató que sus 20 años en la restauración los había empleado en tres restaurantes de Toledo y en su hostal. Fue en el año 98 cuando decidió mudarse a Madrid para gestiona la expansión de la casa de costillas RIBS y posteriormente inaugurar el restaurante Casa Mía que en su tiempo funcionó tan bien en Arturo Soria. Como director de Casa de América, consolidó su carrera, y el pasado mes de abril, lanzarse por fin con su primer proyecto en solitario, Le Cocó. Y triunfó. En el restaurante de Chueca, que aúna calidad ajustada a precio y cuidada estética, sigue sin parar de sonar el teléfono de reservas, “nuestro punto diferencial es el trato humano con los clientes”, indica.

Comedor de la nueva llegada al barrio de Chamberí, El Columpio
Comedor de la nueva llegada al barrio de Chamberí, El Columpio

Ahora, su segundo hijo adoptivo, ha nacido en el enorme local donde en día estuviese Tsunami, en un barrio donde era necesaria una renovación de establecimientos juveniles, desenfadados y cercanos. Y pude comprobar de primera mano que un día después de su apertura, y sin haber hecho ningún tipo de comunicación, el local ya estaba a rebosar. “Hoy hemos servido ya 40 comidas y esperamos 45 cenas”, en un local con capacidad nada menos que para 130 personas.

El comedor de El Columpio tiene capacidad para 130 personas
El comedor de El Columpio tiene capacidad para 130 personas

La fórmula es similar a Le Cocó. Local cálido, fresco, carta fácil en los platos y en el bolsillo y cercanía en el trato.

Los objetos antiguos dan cercanía y calidez a El Columpio
Los objetos antiguos dan aire de «pueblo» a El Columpio. Detalle de una de las mesas de la entrada

Con la ayuda de la misma interiorista Marta Banús, y jugando con las maderas y objetos antiguos, su propietario ha querido rememorar en la propia entrada del establecimiento, el pueblo en el que se crió, donde se encuentra el columpio y la barra, muy agradable para tomarse un desayuno, pincho, comer o disfrutar de una copa pues abre hasta las 2am los fines de semana.

Barra de El Columpio, abierto en horario non stop
Barra de El Columpio, abierto en horario non stop

En el comedor, encontramos una estética más de “la city”, coloridas sillas, antiguas lámparas compradas en el rastro…

Interior de El Columpio. Sus lámparas provienen de El Rastro de Madrid
Interior de El Columpio. Sus lámparas provienen de El Rastro de Madrid

… además de mucho verde que Mashido les cambia cada semana y barras de encofrado frente al ladrillo visto.

Interior de El Columpio, donde siempre hay flores frescas
Interior de El Columpio, donde siempre hay flores frescas
Una de las mesas del comedor de El Columpio
Una de las mesas del comedor de El Columpio
Comedor de El Columpio, amplitud y y calidez son las notas dominantes
Comedor de El Columpio, amplitud y y calidez son las notas dominantes

Y al fondo, que podrá abrirse el frontal al aire libre, un ambiente más veraniego y una barra de cócteles, pues en la carta podremos encontrar variedad entre 7 y 9 euros, desde Kir Royal hasta Dry Martini o Pisco choco (con licor de chocolate blanco), sensibilidad que proviene de la época de gestor de la terraza Casa de América y de su encargada Ana, que proviene de Le Cabrera.

Al fondo del El Columpio, se encuentra otro comedor
Al fondo del El Columpio, se encuentra otro comedor
La sala más "veraniega" de El Columpio
La sala más «veraniega» de El Columpio

Pasando al menú, elaborado por Juan Rioja, segundo de cocina en el Cien Llaves, sostiene la misma oferta mediterránea de Le Cocó pero en su mayoría con propuestas diferentes a excepción del tartar de atún, que siempre es un clásico o las tartas. A esto se añade producto clásico de la tierra de Esteban como las rabas o las anchoas, y todo con un cierto aire innovador que se suma a platos más tendencia y oferta de cuchara.

Detalle de la mantequilla a voluntad que sirven en El Columpio
Detalle de la mantequilla a voluntad que sirven en El Columpio

Como entrantes, y tras ofrecernos el original cubo de mantequilla a voluntad y que sólo se encuentra en algunos locales de Madrid como Arzábal, proponen bastones de berenjena con miel de flores (9,5 euros), las croquetas que no pueden faltar (8, 50 euros), pizza fina de seta y trufa (9, 50 euros), mini Camembert gratinado con frutos rojos (10, 50 euros), pero además, platos más originales o caseros como las mollejas de cordero de lechal y setas de temporada (9,50 euros), cangrejos de cocha blanda en tempura con crema de piquillo (17 euros), vieiras con su coral y crema de alcachofas (12,50 euros), o incluso ostras al natural o aliñadas (3 euro unidad).

Tentáculos de calamar con mayonesa de ajo asado servidos en una maceta. El Columpio
Tentáculos de calamar con mayonesa de ajo asado servidos en una maceta. El Columpio

El propietario me dio a probar el ravioli de gamba fresca, con crema de marisco y cebolla frita (12 euros) así como las rabas de calamar con mayonesa de ajo asado, y ambos, especialmente los ravioli, del todo recomendables.

Ravioli de gamba, uno de los platos que más le gusta a Esteban. El Columpio
Ravioli de gamba, uno de los platos que más le gusta a Esteban. El Columpio

Este barrio no es como Chueca, hay que ofrecer también cocina de puchero”, detalla Esteban. Por eso, en la carta y además, de ensaladas (9,50 euros todas ellas) como la de codorniz en escabeche y papaya o la burrata fresca que se acompaña de olivas negras y piñones tostados, encontramos platos más contundentes como el risotto de queso idiazábal con espárrago y aceite de romero (12 euros), las verdinas con butifarra negra, cigalas y tallarines de calamar servidas en plato Duralex (13,5 euros) incluso sopa castellana (9,50 euros). Y a pesar de que cenar verdinas era algo arriesgado, fue sin duda el plato que más me gustó, por ser ligeras y por el contraste con el marisco.

Verdinas con butifarra negra, cigalas y tallarines de calamar. Un plato "estrella" de El Columpio
Verdinas con butifarra negra, cigalas y tallarines de calamar. Un plato «estrella» de El Columpio servido en plato Duralex

De carne, cochinillo confitado con peras al vino (14 euros), carrillada de ternera con crema de apio, nabo y dulces de pimiento ((12 euros), el lomo de buey y gratin (14 euros) o un básico, el steak tartar (14 euros). Y de la mar, el clásico tartar de atún rojo con aguacate que siempre está bueno (14 euros), los lenguaditos con salsa de limón y alcaparras (14,50 euros) o el bacalao con miso blanco y pisto manchego (13,50 euros).

Tartar de atún con aguacate, similar al de Le Cocó. El Columpio
Tartar de atún con aguacate, similar al de Le Cocó. El Columpio

Cierto es que tras este festín mucho sitio para el postre no me quedaba, pero no me pude resistir a las tartas caseras que una señora les hace diariamente.

Las tartas caseras de El Columpio están a la vista de los clientes
Las tartas caseras de El Columpio están a la vista de los clientes

Es la madre de un compañero. Empezamos a pedírselas para Le Cocó y ahora la pobre no da abasto”. Pero no sólo las tartas, porque en la carta todos los postres (4,50 euros), apetecen. Coulant de chocolate con helado de vainillas, tatin de pila con ron y helado de menta, sopa de pera

Tarta Red Velvet, diariamente elaborada de forma casera. El Columpio
Tarta Red Velvet, diariamente elaborada de forma casera. El Columpio

Respecto a los vinos, carta muy ajustada pues ninguno pasa de 25 euros y provienen del diversas D.O., como Bierzo, Lanzarote, Toro o de Madrid.

Además, al estar abierto de lunes a domingo ininterrumpidamente, pues su dueño no descansa, también ofrecen desayunos y meriendas, pintxos y pulguitas o bollería.

Me encantaría también poder montar una terraza en el patio interior del edificio”. Por soñar y seguir esforzándose que no quede.Hace unos meses fue tan intenso el trabajo que caí malo y tuve que dejar de tomar los 9 cafés diarios que me ayudaban a seguir”. Ahora comprenderéis, porqué, después de haber conocido la humildad y los frutos del duro trabajo de Esteban para traernos su nuevo Columpio a Chamberí (en realidad son dos, otro está más escondido en una de las escaleras), me guste tanto poder estar de vacaciones.

El Columpio tiene un verdadero Columpio en su entrada
El Columpio tiene un verdadero Columpio en su entrada

Precio medio: 25-30 euros

Dónde: C./ Caracas, 10

Tel.: 91 827 60 77

Web: www.elcolumpiomadrid.es


View Larger Map

También te puede interesar

LOS 10 NUEVOS RESTAURANTES DEL OTOÑO 2020 A LOS QUE TIENES QUE IR

LOS SITIOS DE MODA DE MARBELLA PARA EL VERANO 2020

LAS 10 MEJORES TARTAS DE QUESO DE MADRID

RESTAURANTES IMPRESCINDIBLES DE IBIZA PARA EL VERANO 2020

12 thoughts on “UN COLUMPIO EN CHAMBERÍ”

  1. Excelente apertura en Madrid.
    Me encantaron los ravioli y las berlinas con butifarra negra.
    El servicio fue super amable y atento, parece mentira que llevara abierto apenas dos días cuando fui. Se nota que el equipo está perfectamente sincronizado.
    La decoración está super cuidada y la iluminación convierte el espacio en un lugar muy acogedor.
    Super recomendable.

  2. Ambiente interesante. Iluminación escasa.
    Comida: nada que llame la atención. Manifiestamente mejorable.
    Servicio: lento, y en ocasiones mal educado.
    fuimos 16 personas y el comentario general fue: decepcionante, no volvemos.

    1. Gracias por tu opinión Nacho, espero que lo tengan en cuenta. Discrepo contigo en algunas opiniones pero es muy interesante que cada uno aportemos nuestro punto de vista.
      Mapi

  3. La verdad leo muchos blogs y éste no lo conocía, pero después de verte en acción en un restaurante avisando al dueño y haciéndote notar, no creo en estas opiniones. Sí en las de anónimos que opinamos con discrección sin buscar nada a cambio. De todas formas gracias por acercanos las novedades en la ciudad.

    1. Hola Die, me sorprende lo que me comentas porque yo no busco nada a cambio. Voy a cenar, me informo y busco información para luego contarla. Mi blog es un blog periodístico. Por supuesto me interesa conocer a los dueños y que me cuenten el proyecto, por lo que si están hablo con ellos y les explico que tengo un blog. En todo caso, gracias por seguirme 😉

  4. Lo de que el chef y creador de los platos es Juan Rioja será una broma no?. Los platos están creados casi en su totalidad por Enrique Perez, quien lleva la cocina. No entiendo porque poner a otra persona, que apenas ha aportado nada. Corrijanlo, por favor. Es un fallo grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Compartir
Compartir
Twittear