El blog de los foodies y demás nómadas gastronómicos de Madrid

MIS ÚLTIMOS DESCUBRIMIENTOS GASTRO DE MADRID

Hace tiempo que no os cuento mis últimos descubrimientos gastronómicos que muchos me decís que seguís, así que aquí va una buena selección de restaurantes que han inaugurado durante este año y que sin duda merecen espacio en mi blog. ¡Que los disfrutes!

1. CANTINA ROO  (C/ De López de Hoyos,13 // Tel.: 91 805 20 59. Precio medio 50 euros)

Llega a la ciudad un local que combina los sabores de la cocina popular mexicana, con producto mediterráneo, dando lugar a un restaurante mexicano distinto con una propuesta innovadora, y divertida. La Cantina Roo es un proyecto de Óscar Polanco, de origen mexicano y español de acogida, que ha decidido juntar ambas culturas para ofrecer una oferta inigualable.

El estilo canalla de Cantina Roo

El local cuenta con una zona de barra más informal y con el comedor principal, decorado con unos curiosos dibujos en la pared. Para arrancar, nada mejor como un cóctel al más puro estilo mexicano donde no puede faltar un Margarita con el toque de la casa o el cóctel Cantina Roo, a base de tamarindo, que acompañan con un aperitivo o botana de carne de res. Puedo deciros que es de lo mejor que he probado nunca, si te gusta el Margarita, ¡tienes que ir a constatarlo! Además lo sirven en diferentes versiones.

Al frente de los fogones el chef Guillermo Ortega, formado en el dos estrellas Michelin Santceloni. Entre sus platos destacan el ceviche mexicano, el gambón en tempura, o unas tostas de pato azulón. Sorprendente también la  sopa a la piedra, anguila desmenuzada, apio, maíz pozolero, toques de chile, notas de lima, cilantro y cebolla morada, con una piedra caliente en el centro, o el ravioli relleno de huitlacoche, con queso emmental y crema, terminado con chile de árbol en polvo. Y por supuesto, distintos tacos donde está presente la fusión de ambas gastronomías. Y para el postre, ya es famoso su tamal de chocolate, con sopa fría de plátano y helado de vainilla. En definitiva, !Cantina Roo viene para que la gente se divierta comiendo y bebiendo!

Tosta de pato azulón, vino de oporto calabaza y mole de Cantin Roo

 

2. ALAMEDA (C/ Jorge Juan, 10 // Tel.: 91 265 77 24. Precio desde 60 euros)

El antiguo restaurante Alkalde de la calle Jorge Juan es ahora un espacio non stop con propuesta desde el desayuno a la cena, incluyendo brunch y coctelería de autor. Alamedael nuevo restaurante de José Ángel Castro y Evangelía Chalatsakos, te trasladan al interior de un bosque gracias a los troncos de álamo que forman parte de la decoración mientras que los platos te hacen recorrer el mediterráneo con algunas pinceladas de Asia y Europa.

La sutil elegancia de AlamedaConsolidados con su homónimo en Granada, los hosteleros Angel y Evangelía continúan apostando por producto de calidad en una carta multidisciplinar y apta para cualquier gusto. Su chef Fernando Mario Coradazzi, formado con Sergi Arola, intenta transmitir sabores de la infancia sin renunciar a aquellas técnicas y herramientas de vanguardia para que cada uno de sus platos sea sorprendente.

La extensa carta  ofrece clásicos como la ensaladilla en esta ocasión de centollo con un toque de manzana o la croqueta de bacalao al pipil, homenaje a Alkalde. ​También apuesta por platos crudos como el salmón mi cuit con yogur y lima o unas ostras guillerdau en su versión al natural o al gin tonic y cítricos. Sorprende con su “Aguacate Show”, donde este manjar se puede degustar en diferentes versiones: crema con yogurt o en canelón con cangrejo real y mango. Y entre los platos principales destacan los pescados blancos como el rodaballo, en este caso con una sopa de coco y curry que nos transporta a los sabores del sur de Asia, o el “Mar y Corral”, que se compone de un carpaccio de langostino con picantón en diferentes texturas, y muchas otras recetas a las que optar a través de un menú degustación de nivel y delicada puesta en escena con dos opciones de maridaje.

Crudites, verduras, hortalizas,romesco, tierra de aceitunas de Alameda

3. IZTAC (Plaza de la República del Ecuador, 4 // Tel.: 91 009 02 35. Precio medio 40 euros)

Este restaurante trae a partes iguales tradición y alta gastronomía mexicana, y además lo hace en el mismo local donde se ubicaba México Lindo, el primer restaurante mexicano que acogió Madrid allá por el 1959. El estudio de arquitectura Free Hand ha sido el responsable de crear  un espacio donde todos los detalles son importantes para crear una atmósfera elegante y cálida que trasmita, a su vez, la tradición que plasma su carta. Con la cocina abierta y su exclusivo bar, solo faltaban los lienzos del artista Gabriel Moreno que cuentan la leyenda del Popo e Iztac, los dos grandes volcanes que se admiran desde la Ciudad de México, para aportar un ambiente vanguardista y contemporáneo muy chic.

La exclusividad de Iztac

Jorge Vázquez y Nacho Oropeza, propietario y chef del local y ambos mexicanos, han diseñado una carta basada en la tradición de la auténtica comida mexicana. Su propuesta gastronómica rinde homenaje a los 32 estados mexicanos para la que necesitan productos originales, muchos de ellos traídos en exclusiva para desde México, e interesantes técnicas.

Una celebración de los sentidos en la que no falta la explosión en el sabor y color en  platos como la crema fría de aguacate, la ensalada de esquites (maíz cocido), codornices en manchamanteles, el pescado al acuyo o los clásicos nopales (cáctus). Además, en la carta la propuesta de coctelería, micheladas, tequilas y mezcales está presente como santo y seña de la cultura mexicana

Cochito horneado originario de Chiapa de Corzo de Iztac

4. CAFÉ SAIGÓN (C/ De Velázquez, 102 // Tel.: 91 563 15 66. Precio medio 35 euros)

El mítico Café Saigón ha reabiertos sus puertas con un nuevo concepto y abierto a nuevos retos pero sin abandonar su particular estilo de cocina fusión vietnamita. Con cerca de dos décadas de trayectoria en la madrileña calle María de Molina, la noticia de que cerraba nos entristeció a más de uno, pero enseguida nos devolvió la ilusión de disfrutar del que sigue siendo el único restaurante vietnamita de lujo en la capital cuando nos enteramos de que en realidad se mudaba a la vecina calle de Velázquez. El empresario taiwanés Pedro Lee, junto con su equipo de siempre, el chef ejecutivo del Grupo Café Saigón, JiangHong Jiang, y el jefe de sala, Luis Durán, seguirán siendo fieles a su esencia que tan alto les ha llevado, hasta convertirse en un referente de la alta gastronomía asiática.

La delicadeza de Café Saigon

Para ello, el interiorismo del nuevo local lleva la firma de José Arroyo y ha conseguido crear dos espacios que sorprenda a los que ya somos asiduos al restaurante como a los nuevos intrépidos que quieran descubrirlo. En este caso, el local se divide en dos enormes plantas, en la superior se mantiene la tradicional sala de mesa y mantel, donde no faltan clásicos como la sopa Tom Yam Cum, los dumpling de pato con foie a la pimienta Szechuan, o la lubina al vapor con jengibre fresco, cebolleta y soja fina, a los que se añaden nuevas propuestas en la carta como la caldereta de carabinero al curry rojo. A ellas se suman algunas propuestas veganas, como el goi cuan  vegetal y de frutas exóticas o la ensalada de canónigos y wakamen.

Mientras en la planta baja se disponen mesas altas pensadas para aperitivos y  comidas de picoteo, donde degustar platos como el rollito nem de pollo, los dimsum de pato con boletus, así como el mini bao de solomillo de buey o las tablas de sushi. Los cócteles también son protagonistas en el renovado Café Saigón como el Saigón Tai, con base de ron moreno y sake o el Singapur Sling, con base de ginebra y licor de cereza.

Calamar picante salteado al wok de Café Saigon

5. 99 KŌ (C/ Marqués de Villamagna, 1 // Tel.: 91 431 38 78. Menú degustación: 100 y 165 euros)

Fernando y Pedro León, junto con una de las grandes directoras de sala española, Mónica Fernández, han levantado en apenas una década un imperio en torno a la cocina nipona, empezando con 19 Sushi Bar, el 99 Sushi Bar de Ponzano, al que siguieron los de Hermosilla, La Moraleja y el Eurobuilding, además de otros restaurantes en Barcelona y Abu Dhabi. Ahora dan un paso más con la apertura de 99 KŌ, que se convierte en la apuesta más exclusiva del grupo.

El lujo de 99 KŌ

Situado en los bajos del hotel Villamagna, este nuevo restaurante es la barra de sushi definitiva y de la que no querrás salir. Liderado por el chef David Arauz, con más de ocho años de experiencia en el grupo, y formado a la vera de Ricardo Sanz, tiene técnica y conoce perfectamente el producto. Con capacidad para 16 comensales y un cuidado espacio llevado a los altares de la elegancia y la vanguardia, este local está diseñado para disfrutar y acelerar nuestros sentidos a base de la mejor gastronomía japonesa. Todo gira entorno a dos menús degustación Omakase, que consta de seis platos, y Kaiseki, de nueve. Con la mejor selección de pescados e ingredientes de temporada de procedencia local e internacional, puedes ver cómo trabaja el sushiman entre fogones e interactuar directamente con él.

Los menús comparten aperitivo, ensalada de sunomono, robata (o cocina a la parrilla), el caldo de dashi, el sushi edomae y el postre. Pero Kaiseki incluye también un brioche, una buena carne y un sashimi de marisco. Aunque los menús cambian según la temporada para no estancarse y seguir sorprendiendo. Una experiencia privilegiada para los amantes de la gastronomía japonesa.

6. DOGMA (C/ Alberto Alcocer, 43 // Tel.: 91 069 72 52. Precio medio: 50 euros)

Aquí os traigo el nuevo proyecto del Grupo El Pradal, un restaurante con distintos espacios y una cocina basada en el producto y en el que no falta una buena parrilla, algo distintivo del grupo. Ideal para cualquier hora del día donde se podrá disfrutar de sus terrazas, su comedor interior o de su atractiva barra y zona de coctelería.

El ambiente acogedor de Dogma

En los fogones encontramos a Ría Katharina, que actuará bajo las órdenes del chef ejecutivo del grupo, el reconocido Joaquín Felipe, que apuesta por una oferta a base de producto de alta calidad que cambiará de forma constante para ofrecer la mejor cocina de mercado. Y de la carta líquida se encargará la creativa Sara Siles, coctelera mundialmente conocida, que ofrece una sorprendente oferta con creaciones como el Belvedere, perfecto para abrir el apetito a base vermut, zumo de naranja y limón, o The Boss Choice´s, para los más atrevidos a base de ron oscuro, sirope de chili, piña y lima.

En su carta platos como las verduras de temporada salteadas al wok, el caviar de berenjena asada con ‘pan de pita cocción propia’, sardinas marinadas con pipirrana sarda y cortezas ibéricas, la contra asada de vacuno aliñada como un vitello tonnato, los fetuccini con atún rojo, el arroz meloso negro con sepia del país, el bacalao a la brasa en escabeche y espinacas o el corned beef de picaña de wagyu en escabeche con sofrito a la madrileña y menta. Y el toque dulce para un final perfecto con el crepe de praliné avellana afrutado.

Caviar de Berenjena de Dogma

7. LUMA (C/ De Valenzuela , 7 // Tel.: 91 069 12 05. Precio medio: en barra 35 euros, menú degustación 50 y 80 euros)

Luma es uno de los proyectos más personales de Omar Malpartida, uno de los chefs peruanos más queridos y destacados en la cocina peruana. Con la intención de acercarnos a los rincones más remotos de su país natal ha redescubierto productos y sabores ancestrales que se materializan en la carta de este local. El nombre con el que ha sido bautizado  es la unión de los nombres de las dos abuelas del propietario, una metáfora de su aprendizaje, la unión de tradiciones, de productos, la unión de los dos países en los que se ha desarrollado, la unión de dos historias, la de Perú y la de España.

La clandestinidad de Luma

El espacio respira autenticidad y un regreso a las raíces con una exquisita combinación de madera, piedra, granito y arcilla que evocan los colores de Perú y de España, en un interior que da paso a un luminoso patio, con un pequeño huerto de plantas aromáticas, que sumerge al comensal en el ámbito más popular de ambos países. En la zona de la barra se puede picar algo y degustar uno de los mejores piscos de la ciudad, y en sala o en la mesa del chef se puede disfrutar de su oferta gastronómica que se estructura en carta y dos menús, de nueve y doce pasos, Orígenes” y “Recuerdos” (80 y 55 euros).

Ambas degustaciones arrancan con la Pachamama, la Madre Tierra en lengua quechua, representada en un crujiente de yuca con nuestro azafrán, aceite de chorizo y ajíes amazónicos. Paisajes como la selva peruana toman la forma de un guiso de churos, bígaros y galeras, la clásica causa limeña se elabora con chipirón y ajo negro, el ají de gallina con pularda y su piel, avellanas y aceitunas, al típico patacón se le incorpora el chorizo gallego, al ceviche, cabracho u ostra, también gallega y el clásico saltado se hace con ciervo y mantequilla de comino.

Cereales de altura con setas de Luma

8. CASA GALLETA (C/ De Castelló, 12 // Tel.: 610 181 711. Precio medio: 30 euros)

El Grupo Bar Galleta, liderado por Carlos Moreno Fontaneda, vuelve a la carga con su último y quinto local. Tras habernos trasladado a la gastronomía de América del Norte con El Canadiense y a la Latinoamérica con Raro Rare, Casa Galleta recupera la esencia más clásica de sus predecesores Bar Galleta y El Perro y La Galleta. En pleno barrio de Salamanca,  este local reinventa el concepto de casa de comidas españolas de finales del siglo XIX con una cocina tradicional y de temporada.

La decoración tan pintoresca de Casa Galleta

La decoración sigue con la misma sintonía que el resto de sus hermanos galleteros, con una iluminación cuidada y una atmósfera romántica y tradicional donde destaca la madera gastada por el tiempo, retratos realistas, cabezas de esparto de Javier Sanchez Medina, cerámicas verdes de Úbeda, platos pintados de Toledo, o las colecciones de objetos variopintos del tío Ángel y el tío Carlos que decoran las paredes y estanterías del local, entre los que encontramos radios, gramófonos, abarcas cántabras y cámaras de fotos.

La propuesta gastronómica combina los clásicos del grupo como son las berenjenas rebozadas en galleta, los chipirones con arroz negro o la carrillera de ternera, a quienes se incorporan platos tradicionales como la tortilla de patata o las cocochas de bacalao y la morcilla con crema de queso de cabra. Los postres, caseros y a base de galleta fontaneda, como no podía ser de otro modo, entre los que destaca la tarta de mamá de galleta y chocolate, el tatín de manzana o la leche frita con helado de leche merengada y crujiente de galleta.

Tortilla de patatas negra de Casa Galleta

9. CARBÓN NEGRO (C/ De Juan Bravo, 37 // Tel.: 91 088 58 60. Precio medio: 65 euros)

Carbón Negro es toda una declaración de intenciones y un homenaje a la materia prima de calidad y bien seleccionada. Ubicado en un local enorme que se distribuye en dos plantas y donde la iluminación está muy bien cuidada, encontramos a este restaurante con una gran barra de mármol que permite llevar a cabo un rico picoteo a cualquier hora del día, desde unas buenas gildas hasta escabeches o embutidos. En la planta superior, un salón al uso donde disfrutar de una comida más formal. Sin olvidarnos de la zona de la parrilla que queda a la vista tras unas cristaleras  y que sin duda se ha convertido en el lugar de culto de Carbón Negro.

La sobriedad de Carbón Negro

Verduras, mariscos, pescados y carnes se cocinan en su justa medida a la brasa dejando a la vista y al sabor la máxima calidad del producto que utilizan. Al frente de los fogones encontramos a Gonzalo Armas, que mantiene una cocina tradicional donde el producto de temporada es el gran protagonista. Destacan la chistorra de Arbizu, los berberechos, la lubina a la espalda, chuleta de vaca vieja que suministra Cárnicas Guikar o unas alcachofas, todo ello a la brasa. Pero no todo en la carta pasa por la parrilla, sino que también hay hueco para algunos guisos y platos de toda la vida, como unas alubias de Tolosa o unos callos a la madrileña. La guinda dulce la ponen postres tradicionales como la tarta de queso, el arroz con leche o el savarín de fresas.

Besugo brasa de Carbón Negro

10. CAFÉ ANGÉLICA (C/ De San Bernardo, 24 // Tel.: 91 055 86 61. Precio medio: 10 euros)

Esta vez, os traigo un café del que oiréis hablar esta temporada y al que recurrir para desayunar, merendar o improvisar una cita informal si lo que quieres es cautivar a tu acompañante. La emblemática y primera tienda de hierbas aromáticas que se abría en la capital allá por el 1948 y la que se hacía llamar Angélica, ahora reabre sus puertas convertida en mucho más que un café. Luz y Carlos Zamora, profesionales de la restauración y nostálgicos de los locales de toda la vida, decidieron conservar este lugar emblemático y convertirlo en lo que hoy en día es Café Angélica.

La historía de Café Angélica

En este local el café es el protagonista, lo tuestan ellos mismos y lo hacen a tu gusto. Todos proceden de pequeños productores de Etiopía, Ruanda y Tanzania, El Salvador, Colombia, Guatemala y Brasil, de manera que puedes probar hasta 11 tipos de café y todos ellos solidarios. Pero Angélica no solo mantiene el mismo nombre, sino que guarda las hierbas y especias que tanta fama le dieron en sus estanterías de madera y que podrás disfrutar in situ o comprar para llevar, al igual que el té y el café ya que también cuentan con tienda.

Para desayunar, la tosta de aguacate, pan con tomate y aceite acompañado de jamón o queso fresco, y dulces caseros. Para comer, tapas sencillas como el chuletón de tomate con hierbas y especias ‘Angélica’ o el queso de Fariza y jamón ibérico procedente de la pequeña piara de Finca Montefrío. Y platos como el roast beef de ternera ecológica, el salmón salvaje con rabanitos, la pechuga de pollo ecológico con salvia, mostaza y jengibre, o la quinoa con aguacate, verduras asadas, tomates confitados y fresas, todos para tomar en formato bocadillo y ensalada.

Desayuno de Café Angélica

11. LILI´S (C/ De Trafalgar, 25 // Tel.: 91 860 31 63. Precio medio: 30 euros)

Y por último, os traigo un nuevo local de Chamberí que será sin duda uno de los más canallas y juerguistas de la temporada. El grupo Somos Food, después de su éxito con el italiano para celíacos Flavia, se lanza a por segundo local situado en la plaza Olavide y consigue revalorizar a esta plaza que hasta hace poco solo recurrimos a ella para la oferta tortilla de patatas con pimientos+ensalada.

El salón vanguardista de Lili’s

El interiorismo lleva la firma de Elena Kardash que ha apostado por una decoración mucho más elegante de lo que nos tiene acostumbrados la plaza en cuestión, con una inspiración a salones de vanguardia y elegantes donde conviven espejos, terciopelos y una amplia barra que le convierte en un local atractivo que, además, cuenta con una estupenda terraza.

Con Izu Ani, como asesor gastronómico, y Angelo Mazzette, el chef  ejecutivo, la carta tiene una base principalmente mediterránea pensada para compartir y picotear algo con amigos o familia. Destaca la ensaladilla rusa de gambas,el hummus, las croquetas de boletus o la ensalada de remolacha. Entre los platos principales que también pueden ponerse en el centro de la mesa, como el bocatín de solomillo con salsa holandesa o el calamar entero con verduritas de temporada a la brasa. Las pastas, panes y postres son un capítulo aparte ya que se elaboran cada día en su laboratorio u obrador particular, situado en la planta inferior del local. De ahí salen panes variados, todos de masa madre, postres y pasteles y pastas frescas, como los raviolis que rellenan de toro. Además, en Lili’s, como su hermano mayor, también se toman muy en serio el mundo gluten free, y dispone de una segunda cocina en la que se prepara todo por separado.

Ensalada de remolacha con queso de cabra envuelta en pistacho persa de Lili’s

 

 

También te puede interesar

AIRES DE IBIZA EN MADRID ¡Y DURANTE TODO EL AÑO!

EN MADRID, UMO SE ESCRIBE SIN HACHE

CÉSAR ANCA Y SU JOYITA DE XANVERÍ

UN JOVEN RESTAURANTE GASTRONÓMICO EN CHAMBERÍ, ALPE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

48 Compartir
Compartir
+1
Twittear