El blog de los foodies y demás nómadas gastronómicos de Madrid

NUEVO RESTAURANTE SQD MEAT POINT, LLEGA LA CARNICERÍA GOURMET A MADRID

Dormir está sobrevalorado. Lo dice mi amiga Sandra y tiene más razón que un santo. En mi caso, duermo más bien poco, 5 o 6 horas, y aun así, me siguen faltando minutos del día para combinar la obligación con la devoción. Pero afortunadamente soy mujer, y como toda fémina, tengo esa capacidad innata y multitask de poder combinar varias tareas a la vez.

Así que he decidido unir dos de mis hobbies en uno, la GASTRONOMÍA y el RUNNING, y patentar una nueva disciplina: el GASTRO-RUNNING.

Consiste en sustituir ese  agradable recorrido al aire libre del Retiro o la cansina cinta del gimnasio, por correr por las calles de la capital que más bullicio tienen y que son tendencia. Dependiendo de la zona, la principal ventaja de dicha práctica consiste en que además de tener que sortear a hípsters o modernos, esquivar a familias con niños de zapatos de borlas o saltar por encima de correas de perros chihuahua, el GASTRO-RUNNING te permite descubrir las nuevas aperturas de Madrid que aún están incluso con los andamios puestos.

Recomiendo abiertamente que cuando al vuelo se manifiesta un restaurante nuevo o un cartel de próxima inauguración, se haga una pausa para tomar fotos y continuar con el ritmo. Ayer, sin más, estuve corriendo por la calle Ponzano, la cual me recorrí de cabo a rabo, para después bajar por General Perón y coger la calle Serrano. Y como pocos, descubrí cuatro sitios nuevos, de los que pronto daré constancia. Aunque evidentemente el éxito de la práctica tenga que ver con el número de sitios nuevos que se descubren, cabe citar que el número de parones, pisotones, empujones varios y semáforos en rojo también tiene su peso.

Tanto es así, que la semana pasada andaba yo en mi sesión de GASTRO-RUNNING por la calle Villanueva, cuando fui a dar con un local oculto por un papel blanco, que ponía “Próxima apertura: SQD MEAT POINT. Tel 91 435 30 71”. A ritmo de 90 pulsaciones por minuto, paré el contador de calorías y decidí hacerle una foto. No sé si fue mi instinto de gastronóma o más bien, mi lado cotilla, el que me llevó a llamar para reservar una mesa. “Abrimos el lunes”, me respondieron.

Así que cuatro días después y ese mismo viernes, ya me había cambiado las mallas y las Nike por la falda y los tacones, para ir a probarlo y daros fe de que, efectivamente, el GASTRO-RUNNING, funciona.

Había quedado con mi amigo Nachete para cenar, rara avis en la mesa donde los haya, pues por un trauma infantil hace tiempo que dejó de comer frutas y verduras. Y qué mejor restaurante para mi cita, porque con ese nombre evocador, no hacía falta ser Sherlock Holmes para llegar a la conclusión de que ese sitio, si de algo iba, era de carnes.

Entrada de SQD MEAT POINT, el nuevo restaurante - carnicería gourmet de Madrid ©LAGASTRONOMA
Entrada de SQD MEAT POINT, el nuevo restaurante – carnicería gourmet de Madrid ©LAGASTRONOMA

Un local con aspecto de bristó chic, luminoso, con grandes cristaleras haciendo el esquinazo de la calle y pegado al Museo Arqueológico. Decorado por la arquitecta de interiores Inés Benavides, el establecimiento estaba dividido en dos plantas. En la de abajo, una cocina vista y salón comedor, combinando piedra, mármol o madera.

Comedor de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Comedor de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Me sorprendió ver una vitrina con carnes, como si de objetos de arte se tratasen los chuletones así como la escultura realizada por José Luis Rayos de una pastelera que representaba a la dueña del local.

La carne de SQD está expuesta como si fuese objeto de lujo ©LAGASTRONOMA
La carne de SQD está expuesta como si fuese objeto de lujo ©LAGASTRONOMA

Y en la de arriba, una barra de bar afrancesada, un reservado oculto tras unas cortinas de terciopelo.

La parte de arriba esconde una bonita barra de bar así como un reservado. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
La parte de arriba esconde una bonita barra de bar así como un reservado. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

En definitiva, un local diáfano y bien sonorizado, acogedor y de aire cálido, perfecto para una noche de septiembre.

El cuchillo carnicero de SQD MEAT POINT es una edición especial de Michel Bra ©LAGASTRONOMA
El cuchillo carnicero de SQD MEAT POINT es una edición especial de Michel Bra ©LAGASTRONOMA

La maître, tremendamente amable, nos sentó en una mesa provista de los reconocidos cubiertos de Laguiole, un pequeño aperitivo de pizzetta, carne turca, y un cuchillo carnicero diseñado en exclusiva por Michel Bra.

Aperitivo de carne turca, servido en SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Aperitivo de carne turca, servido en SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Pronto nos enteramos de que detrás de aquel proyecto, estaba el ex futbolista del Sevilla Julién Escudé (SQD, de ahí el nombre del local) responsable junto a su mujer Carolina Ruiz, formada en estudios de pastelería en Le Nôtre, de traer a Madrid la mejor carne francesa del maestro carnicero Yves Marie Le Bourdonec.

La carne del maestro carnicero Yves Marie Le Bourdonnec está expuesta en todo momento al comensal. Restaurante SDQ MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
La carne del maestro carnicero Yves Marie Le Bourdonnec está expuesta en todo momento al comensal. Restaurante SDQ MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

La pareja, tras vivir varios años en el extranjero y disfrutar de la cocina turca o francesa, decidieron traer la esencia de sus viajes y vivencias en esos países. En definitiva, todo aquello que les había marcado. Por ejemplo, las carnes a la vista o el amor por el producto del restaurante Nusr- Et de Estambul. O el respeto a la materia prima y la transparencia que vivieron acompañando a Yves Marie en la presentación de su documental Steak Revolution a nivel mundial.

Cocina vista de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Cocina vista de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Con una cierta sensación de Hannibal Lecter, pasamos a ver la carta. Tremendamente sencilla, giraba en torno al plato principal: sus CARNES. Propuestas muy simples, y a la vez, francesas: PLATO = PRODUCTO + ACOMPAÑANTE.

No había salsas, ni cremas, ni elaboraciones complicadas. Sólo producto auténtico y natural frente a propuestas industrializadas. Como entrantes, entre 10 y 20 euros, cesta de crudités, popurrí de tomates, ½ cecina, foigras o salate, un carpaccio delicioso por el que nos decidimos.

Salate, uno de los entrantes de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Salate, uno de los entrantes de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Además, spagghetti del Bósforo o un pepito especial compuesto por montaditos en pan con sus finos filetes.

El plato principal consistía en elección de un plato de carne entre magret de pato, hamburguesa, cerdo en su pincho, cordero o bien, carne al peso a elegir entre Ternera, Vaca Rubia Gallega, Vaca Morena Francesa o Buey y con diferentes cortes: Chuleta, Entrecotte o T-Bone. El precio de estas variedades difería en función de los gramos.

La carne se corta delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
La carne se corta delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Nos decantamos por lo segundo, la carne al peso, y seleccionamos entrecotte de ternera y buey.  Cual fue nuestra sorpresa cuando Francisco, un auténtico carnicero provisto de un carro, todo tremendamente higiénico, se acercó con ambas piezas para cortarlas delante de nosotros y pesarlas.

Francisco, carnicero formado por un maestro carnicero, enseña la pieza que más tarde será cocinada en el horno Josper. SQD MEAT POINT
Francisco, carnicero formado por un maestro carnicero, enseña la pieza que más tarde será cocinada en el horno Josper. SQD MEAT POINT

Formado directamente por Yves Marie Le Bourdonec, Francisco, carnicero de verdad, había aprendido la técnica del corte a la francesa, suave y delicado. Nos contó que ternera provenía de Vigo y tenía una maduración de 20 días pero que el buey de raza rubia tenía 7 años y 6 semanas de maduración. Mostramos nuestra curiosidad por la vaca morena francesa, proveniente de la región de Salers y cruce de una vaca black con una angus. Y así, aprendimos de carne como si de una carnicería gourmet se tratase. Aunque Francisco nos preguntó qué cantidad queríamos que cortase, los precios de los 100 gramos de entrecotte de buey rondaban los 13 euros y los de ternera a 8 euros, por lo que es fácil que el precio suba en esta parte de la comanda.

La carne se corta y se pesa delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
La carne se corta y se pesa delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Una vez pedidos los acompañantes, con propuestas como espinacas a la crema o tomates cherry (todos ellos a 5 euros), nos decantamos por unas patatas fritas servidas en una bandeja de metal propia de un bistró y un ratatuille que estaba delicioso.

Como acompañantes, patatas fritas y ratatuille. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Como acompañantes, patatas fritas y ratatuille. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Al poco tiempo nos trajeron la carne cocinada a la brasa en su horno JOSPER, y pudimos disfrutar de posiblemente la que para mí ya sea una de las carnes más exquisitas que he probado nunca. No soy fan especialmente de la carne, y siempre la intento disfrazar con elaboraciones o sabor, así que disfrutar de un plato tan simple, pero a la vez tan sencillo fue para mi una revelación.

Entrecôtte de ternera. La carne se corta y se pesa delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Entrecôtte de ternera. La carne se corta y se pesa delante del comensal. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Sin decoración, ni vanguardia, ni elaboraciones complicadas: del prado a la mesa.

El buey de SQD MEAT POINT tiene 7 años y 6 semanas de maduración ©LAGASTRONOMA
El buey de SQD MEAT POINT tiene 7 años y 6 semanas de maduración ©LAGASTRONOMA

Hubo un pequeño hueco para uno de los postres que están expuesto en su carrito en el salón principal.

Carrito de postres de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Carrito de postres de SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Todos french style: île flottante, gâteau de riz como el que toman los niños pequeños, tarta de queso…por esta última nos decantamos, y el dulce daba buena cuenta de la experta mano con los postres de Carolina.

Tarta de queso. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA
Tarta de queso. Restaurante SQD MEAT POINT ©LAGASTRONOMA

Respecto al vino, toda la bodega es afrancesada y de la familia de Escudé, nosotros tomamos Cautelaudette de la casa y no echamos en falta otros vinos españoles. Porque bien es cierto, que si algo se respira en SQD MEAT POINT es una atmósfera gala: varios clientes hablaban francés, el pan recordaba al de las baguettes servidas en bistrots,…

Pagamos 130 euros por la cena, nadie dijo que la buena calidad era barata, aunque bien es cierto que pedimos un filete de buey que era la carne más cara.

Nuevo restaurante inaugurado, y sin duda, una gran muestra de un GASTRO-RUNNING de éxito.

¡Bienvenido a Madrid, SQD, MEAT POINT!

 

Precio medio: 50-60 euros

Dónde: Villanueva, 2

Tel.:91 435 30 71

No tiene web

100 Compartir

También te puede interesar

LOS NUEVOS RESTAURANTES PARA LA TEMPORADA OTOÑO – INVIERNO 2021

IMPRESCINDIBLES DE IBIZA Y FORMENTERA DE 2021

7 DESCUBRIMIENTOS DE PARADA OBLIGADA EN MARBELLA PARA EL 2021

NARCISO Y HORTENSIO, DOS RESTAURANTES OBLIGADOS DE MADRID

7 thoughts on “NUEVO RESTAURANTE SQD MEAT POINT, LLEGA LA CARNICERÍA GOURMET A MADRID”

  1. Extraordinaria crónica, como siempre, Mapi, y eso del Gastrorruning ya es lo más, jeje. Ya había oído esta nueva tendencia de pesar la carne, pero me gustaría saber, dada tu experiencia de exquisita gourmet, ¿qué es lo que te aportó en la comida el que te pesaran la carne delante? ¿Supone algún tipo de deliete o aumento de la confianza en que te cobrarán lo que te sirvan o bien es otra clase de esnobismo de esas que algunos nos tienen acostumbrados? El otro día estuve hablando con un famoso restaurador sobre este tema y tengo mis dudas sobre su utilidad. Gracias por estas pinceladas que nos hacen la vida más llevadera.
    .

  2. Hoy pasé por delante, sus magníficos trozos de carne me dejaron trastornada, llego a casa y don google me lleva a tu crónica, es la primera vez que entro en tu blog, pero no será la última. Curiosamente soy también usuaria diaria del Retiro, así que te empiezo a seguir con ilusión. Enhorabuena y ya te diré cuando vaya, que será enseguida¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

100 Compartir
Compartir
Twittear