El blog de los foodies y demás nómadas gastronómicos de Madrid

LOS TOP TEN DEL GIN TONIC

Mi amigo Arturo “El Rubio” es, ante todo, un sibarita. Mientras yo me dedicaba a hacer horas extras en El Corte Ingés durante mi etapa universitaria  (lo cual me valió para aprenderme al dedillo en número de deniers de las medias y ejecutivos de señora y caballero) , él se curtía en el ámbito de las artes culinarias trabajando de camarero en La Casa de Mónico. Esto le sirvió no ...

Lee más

RESTAURANTES CLANDESTINOS: EL BOHEMIO PALADAR NE NÉ

No tienen carta. Tampoco hay precios fijos. No se puede pagar con tarjeta. No hay camareros ni están a pie de calle. Tampoco has oído hablar de ellos porque subsisten en el anonimato. Posiblemente cuando vayas, serás el único cliente. Y se permite fumar, porque no hay reglas que aplican. Son los llamados restaurantes clandestinos, que surgieron ya hace años en París, fruto de la agudeza de ingenio por la crisis así como de la ...

Lee más

UNA GRANJA EN LA CALLE FERRAZ

Conocí a Rodrigo a través de un concurso de Internet. Acaba de abrir su nuevo restaurante LA GRANJA “RURAL FOOD” el pasado invierno por lo que había lanzado un concurso en su página de Facebook cuyo premio era una cena para el que colgase su foto "rural" más original. Me percaté de que quedaban apenas 5 días para que terminara el plazo y que nadie había posteado ninguna foto aún. Así que rebusqué ...

Lee más

ASGAYA: LA SENCILLEZ DE UN ASTURIANO DE LUJO

El brillo en los ojos de Manolo recordaba al del atardecer sobre las aguas del mar Cantábrico. De familia de agricultores, conservaba un ligero acento asturiano que le hacía si cabe más campechano y humilde. Se emocionaba contándonos su infancia entre patatas, judías y fabes en un pequeño pueblo del Principado con tan solo varios centenares de habitantes, Pola de Allande. Manolo apareció en el último momento de la cena, entre ...

Lee más

ÉRASE UNA VEZ… LA CARMENCITA

Rodeada de azulejos policromados del siglo pasado, anaqueles de botellas, mesitas de madera, bancos corridos y su tan querida barra de estaño, Carmen servía en el 1854 sus tradicionales comidas diariamente a los viandantes, trúhanes, canallas, campesinos venidos a más y posteriormente ilustrados que visitaban su taberna y que por aquel entonces pagaban en reales. "Murió en ese mismo reservado que tienes detrás, trabajando, como siempre quiso que fuese", me ...

Lee más